Saltar al contenido
Laestufacaliente.net

Mejor estufa de gas para comprar; ¿Cuál tengo que elegir?

estufa de gas radiante

Una de las mejores formas para calentar el hogar es la estufa de gas, pero ¿Cuál debo comprar? Seguramente esta es una duda que debe estar rondando por tu cabeza, y es comprensible, ya que hay varios tipos y diseños, es por ello que aquí vamos a darte algunos consejos que te permitirán elegir cual estufa de gas comprar, dependiendo de tus necesidades.

Tipos de estufas de gas para comprar

Cuando se trata de comprar una estufa de gas debemos tener en cuenta ciertos aspectos, por ejemplo la estancia en la que vayas a situarla. Este punto en particular es el más importante, debido a que el sitio donde lo vayamos a colocar debe estar bien ventilado, debido a que la estufa consume mucho oxígeno del lugar donde se encuentra.

Aparte dependiendo del tamaño de la habitación va a ser necesario tener un aparato con una potencia determinada, en concertó, debemos tener en cuenta las siguientes medidas;

  • 900 a 1.800 W para estancias pequeñas.
  • 1.800 a 2.500 W para estancias medianas.
  • Más de 2.500 W para las estancias más grandes.

Al tener todo esto en cuenta podemos pasar a conocer cuáles son los tipos de estufas de gas que tenemos para elegir. Recordemos que estas tienen que adaptarse perfectamente a tus necesidades y como ya mencionamos al área donde la quieras colocar;

Estufa de gas radiante

Se trata de un tipo de estufa de gas que cuenta con un quemador infrarrojo de alto rendimiento, lo cual les confiere una mayor potencia, llegando a los 4.000 W. Lo ideal es que se encuentre en un lugar ventilado, debido a que suele consumir unos 300 gramos de gas por hora. Por lo general puede calentar habitaciones de unos 30 m2, sin embargo hay algunos modelos que tienen una potencia mucho mayor.

Estufa catalítica

En este tipo de estufa se emite el calor por medio de un panel catalítico y por radiación calienta los objetos e indirectamente el aire. Uno de los grandes puntos que tiene esta estufa, es que los riesgos de quemaduras son bastante bajos, debido a que no trabaja con fuego directo. Gracias a este hecho es que se recomienda para los hogares donde haya niños y animales domésticos.

Con respecto a su consumo este se encuentra entre 140 y 200 gramos de gas por hora y están indicadas para habitaciones de unos 25 m2. Una recomendación es elegir aquellos modelos que tengan termostato, ya que nos permiten regular la temperatura y ahorrar hasta un 30% en el consumo de gas.

Estufa de llama azul

Estas son estufas de gas por convección y se caracterizan por ser las más seguras y eficientes. Para este caso la ignición del gas ocurre cuando las temperaturas son elevadas, lo que se puede traducir como un menor gasto de combustible y una mayor emisión de calor. Este producto cuenta con dos salidas de calor, una frontal y la otra superior, que es por donde se calienta directamente el aire. Gracias a esto se logra garantizar una temperatura equilibrada en todo el ambiente.

Con respecto a su consumo este es de unos 300 gramos por hora, siendo su potencia de 4.000 W, lo cual es suficiente para poder calentar estancias de unos 35 m2. En términos generales estas estufas son las más eficientes, debido a que en función de su potencia son las que menos consumen.

¿Cómo funciona una estufa de gas?

Ahora que sabemos cuáles son los tipos de estufas de gas que podemos comprar, hay que pasar a conocer cómo funcionan las mismas. En su mayoría estas lo hacen por medio de la combustión de gas butano, el cual suele venir en tanques o también por medio de gas natural, que puede entrar a los hogares por medio de las tuberías.

Básicamente el principio básico para su funcionamiento es la combustión del gas en el quemador de la estufa, el cual se consume a modo de oxígeno. Como resultado de esto se produce dióxido de carbono, agua y calor. Su uso se puede simplificar demasiado dependiendo del modelo que elijamos. Por ejemplo las más modernas, cuenta con un termostato, un mecanismo piezoeléctrico para el encendido y un mecanismo de seguridad que permite simplificar su uso.

Hasta este punto todo excelente pero hay algunos aspectos a tener en cuenta, y son las medidas de seguridad al momento de usar una estufa de gas;

  • Ventilar la habitación de la estufa por unos 10 minutos para disipar la concentración de CO2.
  • No debe estar cerca de materiales inflamables, y debe estar fuera del alcance de los niños y animales domésticos.
  • Lo primero es mantener una distancia de seguridad entre la estufa y otros elementos como cortinas o muebles de entorno a los 50 cm.
  • No quedarse dormido mientras la estufa está funcionando, así que hay que apagarla antes de irse a dormir.
  • No es recomendable colocar en espacios menores a los 10 m2, ya que detectaría rápidamente una alta concentración de CO2 y se apagaría por seguridad.